Sus propuestas vs. nuestras propuestas: La educación no está para bromas

Quinta entrega de la serie de entradas "sus propuestas vs. nuestras propuestas". Por el estado de participación permanente.

Resulta casi cómico tener que escuchar por un lado que es falso que haya recortes, y por el otro lado que hay, tanto en sus programas como en sus actuaciones, un apoyo decidido a la educación pública, que es claramente lo contrario. Resultaría cómico si no fuera porque hablan de eduación y porque lo dicen en serio.

¿Cómo es posible que sigan hablando de calidad cuando al prometer plazas suficientes en la etapa de Educación Infantil nos encontramos que se consigue saturando las aulas? ¿Cómo es posible que se hable de apoyo decidido a la FP cuando la realidad es que para el curso 2011/2012 en la CAM se quedaron sin plazas en Grado Medio 6.500 alumnos? ¿Creen que no vemos que mientras en el 2002 el 60% de los centros era público en 2010 llegó al 52% (y descendiendo) y que eso supone un descenso de los centros públicos en beneficio de los privados?

¿Cómo tienen la poca vergüenza de hablar de calidad de la enseñanza cuando se ponen los programas educativos al servicio de las necesidades de mercados y empresas?

Convertida en herramienta arrojadiza del debate político, los valores de la educación no han logrado estabilizarse en manos de quienes en ningún momento han dado la impresión de creer en ninguno de ellos. El único valor, para un poder político entregado completamente al poder económico, es el de educar para la esclavitud, adoctrinar para mejor servir a los patronos, sin ofrecer resistencia alguna, supeditando la efectividad del sistema a la integración o no del individuo en la cadena productiva sin prestar atención alguna a su formación como ser humano libre, consciente y responsable. Llámenlo becas-salario o contratos-programa, que nosotrxs entendemos lo mismo: alimento para las empresas temporales, aleccionar para el ochocientoseurismo que pronto será seiscientoseurismo, para la precariedad, enseñar a trabajar sin derechos y a no reclamarlos jamás, y a votar cada cuatro primaveras sin chistar.

El artículo completo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s